Danza Teatro

Revista española de artes escénicas, danza, teatro, circo…

Sin categoría

«Creo en la madurez del público, creo en el público, pero hay que saber escucharle» Entrevista Nerea Aguilar. Directora de Costa Contemporánea

Nerea Aguilar Costa Contemporánea

Muchos de nuestros lectores (tampoco es que seamos la mayor cabecera del país pero ya vamos sumando adeptos) ya conocerán a Nerea Aguilar. Para los que sois profesionales del sector sobran las presentaciones, para los amantes de las Artes Escénicas os la presentamos en varios apuntes: A) Directora, promotora, programadora y alma del Festival Costa Contemporánea B) Persona a la que le debemos agradecer la mejor programación en Danza y la mejor opción formativa en Artes Escénicas del verano andaluz.

En efecto, Nerea es la cabeza (y el corazón) detrás del Festival Costa Contemporánea. Y como ya estamos hablando de la sexta edición, hemos querido hablar con ella detenidamente porque esto de una sexta edición ya son palabras mayores. Como os decíamos hacía unos días, es una edición de récord en muchos capítulos (leer noticia aquí) y Nerea Aguilar ha accedido a reflexionar con todos los lectores de Danzateatro.es sobre Costa Contemporánea para que sean ellos los que mejor conozcan el festival.

Sexta edición de Costa Contemporánea… el espectacular entorno del Cabo de Gata vuelve a ser el escenario… ¿Qué le ha dado Almería a una madrileña de cuna para que cada año le regales una programación de lujo como la de Costa Contemporánea?

«Me ha dado sentimientos encontrados: por un lado, una belleza paisajística que conocía desde niña, y que, casualidades de la vida, me acogió de adulta cuando fui a vivir allí, por lo que siempre he sentido mi evolución vital unida a esa tierra. He recurrido a ella desde que era una niña de una forma u otra, allí conocí a artistas desde muy pequeña (recuerdo sesiones maravillosas de improvisación con el cantautor Jaume Sisa en Las Negras), yo que siempre desde pequeña estuve ligada a las artes de una forma u otra. Por lo que me daba un sentimiento de necesidad de mantener un contacto artístico y vital con ella, una especie de orden lógico de las cosas: vuelta a los orígenes, creación o gestación… Pero por otro lado al vivir allí también pude ver la otra cara del desierto (no el paisajístico, que me encanta). Me gustó ver que podía crear un oasis que repercutiera en esa sociedad a la que quería desde niña y al mismo tiempo fuera otro oasis para el sector de la danza del país. Pensé en un ideal, una especie de utopía de lo que a mí como bailarina y amante de Almería y la naturaleza me hubiera gustado recibir. Pero lo creé sabiendo con las dificultades con las que me toparía, a cierta hostilidad en muchos sentidos, así que se convirtió en un reto creativo que hace que cada año resista y me empeñe en ello. Cada paso, cada mejora, cada evolución en el proyecto es un triunfo, lo vivo con entusiasmo y dureza, con luz y oscuridad. Es muy inspirador también que un proyecto o una tierra generen sentimientos fuertes, sean duros o hermosos. Es una tierra potente y abrumadora, contradictoria, de ahí que haya inspirado a tantos escritores, pintores, artistas…»

Armamos el proyecto (Costa Contemporánea) de manera distinta cada edición, porque queremos sorprender a los que repiten e incluso a nosotros mismos

banner copia5¿Cómo va a ser el Costa Contemporánea 2015?

«Va a ser una nueva aventura. Cada año es diferente, ese es parte de su encanto. Armamos el proyecto de manera distinta cada edición, porque queremos sorprender a los que repiten e incluso a nosotros mismos. Sí que nos hemos propuesto perfeccionar o reforzar algunos puntos, como empeñarnos más en una programación de danza, traer a artistas muy consolidados que compartan cartel con nuevos referentes de la danza, reforzar la formación con más docentes o reforzar el Certamen Coreográfico Mujer Contemporánea…  Los profesores y espectáculos son increíbles, estoy muy contenta por la programación que ha quedado. Es un privilegio tener en el festival a tantos grandes en una sola cita. Yo misma no me lo creo, un deseo de siempre. Este año con nombres como Mal Pelo, Guillermo Weickert, La Macana, etc. todos somos unos privilegiados. Pero la mayor diferencia está en el número de asistentes, desde los alumnos (tenemos las plazas cerradas y una lista de espera desde hace días), sus procedencias (más variadas que nunca), el número de artistas, el número de trabajadores y el número de visitantes expertos del sector. A pesar de este aumento, el espíritu será el mismo, sé que el último día la despedida será igual de emotiva que cada año, porque crece pero lo contenemos para que la esencia no se vea alterada. Y ya no sé si lo que más va a cambiar será Costa o el Parque Natural, porque habrá danza por todos los rincones. Me parece muy hermosa la imagen que visualizo de esta Sexta Edición en todos los sentidos. Me gusta el camino que está tomando el festival.»

Queda mucho trabajo, cada vez hay más programación a lo largo del año en Almería de danza contemporánea, pero todavía no se conoce o aprecia lo suficiente.

Realmente para una ciudad como Almería, Costa Contemporánea sube el nivel de programación en artes escénicas con respecto al resto del año. ¿Cuál es la respuesta del público ante esta oportunidad? 

«Buenísima pregunta… Bueno, en primer lugar tengamos en cuenta que Costa Contemporánea no se celebra en la ciudad de Almería, sino a casi una hora de ella. Hasta el Cabo de Gata no hay transporte público que facilite que los habitantes de la ciudad o resto de la provincia vengan a ver los espectáculos. Es decir, nosotros estamos poniendo mucho de nuestra parte pero hay muros contra los que no podemos luchar. Es una tierra en la que si no tienes coche todo lo tienes más difícil. Quien más valora esta oportunidad son los ciudadanos del resto de España, esto ha sido así desde el principio. Este año solo tenemos dos alumnas almerienses, por ejemplo, a pesar de que la mayor oportunidad está en la formación que ofrecemos. Sin embargo, vemos un progreso año a año en los asistentes a los espectáculos: una mayoría de turistas de toda España y un aumento lento pero seguro del público almeriense, o un turista de interior que viene de Mojácar, Vera, etc. Esto es muy interesante también, conseguimos luchar contra las dificultades de desplazamiento. Y estamos viendo que hay un público fiel que con los años repite sin saber a veces lo que va a ver, porque, como dicen, se fían y quieren dejarse sorprender por Costa Contemporánea. Queda mucho trabajo, cada vez hay más programación a lo largo del año en Almería de danza contemporánea, pero todavía no se conoce o aprecia lo suficiente. El ciudadano almeriense, por otra parte, ya está haciendo suyo el proyecto, poco a poco, no lo considera ajeno, es para él y su tierra, supone un desarrollo y un disfrute en unas fechas sin programaciones culturales.»

Estamos aburridos de las excusas para no invertir en Artes Escénicas y Costa Contemporánea es el argumento más claro que tenemos a mano en su contra. Que si la gente ya no va al teatro, que si prefiere el cine, que si el deporte deja más dinero… ¿Si al público se le ofrece una programación de calidad la aprecia?

AGENCIA DE COMUNICACIÓN artes escénicas

«Por supuesto. Y tú mismo lo dices en la pregunta: excusas. Creo en la madurez del público, creo en el público, pero hay que saber escucharle, no podemos vivir en nuestra burbuja de propuestas descontextualizadas, hay que saber trabajar sobre el territorio en el que nos enmarcamos, entenderlo y darle lo que sabemos que le va a gustar. Sinceramente, pocas veces me he equivocado con la programación escogida y eso el público lo sabe. Viene y sabe que no se aburrirá, sabe que no se la juega cuando viene a nuestros espectáculos y encima paga muy poco por la entrada. Debemos apostar y eso lo tengo claro desde el principio, o apuesta el gestor y el programador por una generación y educación de público o la cultura está muerta. Intento contentar al público sin dejar de apostar por espectáculos más arriesgados, llevo una lógica en la programación desde el primer año, esto es un trabajo de tiempo, es un trabajo meditado, estudiado, revisado y con mucha reflexión detrás, pero en las instituciones no hacen ese trabajo previo de creación de contextos culturales óptimos reflexivos que sirvan para tener un país cultural. No lo ha hecho nunca ni con las vacas gordas, menos en Andalucía. La gente que realmente sabe qué se debe hacer para tener un país en condiciones está fuera de las instituciones. Nosotros (gestores y productores privados) hacemos la labor que muchas veces deberían hacer ellos, porque manejan nuestros impuestos. Pero ellos legislan, ponen excusas, ponen los tiempos, retiran ayudas, retrasan pagos, y nuestra labor que es la realmente efectiva se ve totalmente mermada, impedida. Seguimos peleando a pesar de las excusas, pero al mismo tiempo creo que lo saben, saben que seguimos adelante, tanto artistas como gestores y por eso (y su desconocimiento) no sienten que deban invertir más o apostar por nosotros. Costa Contemporánea es un ejemplo de sostenibilidad, de un trabajo conjunto de inversión propia, autogestión y trabajo de las instituciones, así debe ser. Nunca dejaremos de insistirles y pedirles más. Estamos dando mucho a la sociedad, la cultura, el turismo, la economía, los proyectos culturales son necesarios desde demasiados puntos de vista, pero no estamos ahí en sus mesas para que lo entiendan.» 

Nerea-AguilarPero ojo, no creamos que Costa Contemporánea es un «producto» comercial para que la gente asista como público y hacer un negocio. Hay mucho más. Hay formación, los profesionales obtienen contactos, amplían sus redes… Cuéntanos

«Creo en la generación de contextos culturales diferentes, que tengan valores transversales, que potencien lo humano y que a partir de eso puedan surgir otras oportunidades… Hay sistemas culturales enfocados a la simple representación de espectáculos que se quedan ahí, no van más allá y eso poco a poco se está quedando obsoleto. La gente busca experiencias vitales, hay menos dinero y por tanto necesitan vivir, aprender, sentirse a sí mismos, sentir que valen, empoderarse en su arte o en sus deseos de vida y en contextos óptimos que para mí pasan por la comunicación, el diálogo y el intercambio. La formación debe estar más presente, pero no como contexto de aprendizaje técnico sino como pie para desarrollar herramientas que a veces están apagadas por la vida que llevamos. Sentirnos confiados en nuestro valor como persona como para desarrollar nuevos emprendimientos, nuevos contactos, nuevas relaciones. Todo eso es más potente de lo que imaginamos. Y en Costa surge solo, simplemente ponemos a disposición de los asistentes unas herramientas que les llevan de manera lógica a esos puntos de empoderamiento, de valor humano y de pertinencia de su existencia. Cada uno es único, no creo en el que hace trece giros sin pestañear o sube la pierna hasta la oreja, creo en el que conmueve en el escenario porque él mismo se conmueve, y las artes escénicas son eso fundamentalmente, aunque nos perdamos por el camino por culpa de presupuestos o facturas que pagar. Volver a la esencia del arte, volver a la esencia de uno mismo, esa es la clave. Costa Contemporánea es un grano más en estos nuevos contextos que están surgiendo cada vez más de dar una vuelta de tuerca al sistema cultural. Cada vez hay más proyectos y sus éxitos demuestran que ese es el camino. Pero ojo, todo esto lleva más paciencia, más quebraderos de cabeza, más lucha con las instituciones, más gasto propio y renuncia a vivir dignamente que los sistemas de proyectos que existían antes y que además son los que más apoyos suelen recibir.»

A nivel individual ¿qué ha supuesto a tu carrera profesional Costa Contemporánea?

«Un salto bestial, para mí también ha supuesto empoderarme en lo que creo, en un trabajo por la cultura con objetivos que creo necesarios en estos tiempos. Mi profesión es la de la edición de libros, la que me ha dado de comer desde hace más de 12 años. Un mundo el de los libros también muy precario. Pero dar el salto a la gestión me ha aportado cuestiones humanas más fuertes, de mayor calado. Y siento que aprendo continuamente y eso es estar viva. Profesionalmente desgraciadamente no surgen muchos encargos más allá de mi gestión del festival. Tiempo al tiempo, como con todo. Tengo mucho que dar, pero hasta ahora prácticamente solo lo percibe Costa Contemporánea.» (sonríe)

Cabo de Gata

Compáranos la primera edición con la sexta que llegará ¿Qué cambia?

«Como dije antes, el concepto es el mismo, se ha hecho mucho más grande, la primera edición fue armar con cuatro cosas un concepto que podría crecer, pero muy de andar por casa, sin pedir nada a nadie, con libertad, para asentar unas bases. Cambia el paquete, cambia la apuesta por los trabajadores, el equipamiento técnico, la inversión artística, la imagen, lo que llega, pero el concepto y el espíritu es el mismo. Un grupo de gente apasionada que se junta y da lo mejor de sí misma, sin jerarquías, sin discriminaciones y con una búsqueda de calidad, en un contexto natural único y de comunicación e intercambio muy cercano. Seguimos siendo iguales, sin ínfulas, sin derroches, sin egos. Somos muy normales todos y eso me gusta porque Costa es tan natural como la vida misma.»

Un brindis por esa naturalidad, pero un aplauso porque porque el Costa Contemporánea es una maravilla que bien lo merece. Un trabajo construido desde la sensatez presupuestaria, desde un profundo conocimiento del sector de la danza y las artes escénicas y que no sin obstáculos avanza a pesar de las instituciones año tras año siendo una iniciativa privada que consigue concretar una propuesta artística fantástica para disfrutar en Almería. Pongamos ese granito de arena cada uno. El tuyo: asistir.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.