Danza Teatro

Revista española de artes escénicas, danza, teatro, circo…

festivales

Y Almería abrazó la danza… Festival Costa Contemporánea

olga cobos (Cobosmika)

Tradicionalmente, las grandes urbes del país organizan los grandes eventos. Lógico. Son populosas, bulliciosas y vivas. Además, acogen al visitante amparados en sus hospitalarias gentes y sus infraestructuras. Sin embargo, Almería levanta la voz y llama la atención desde el córner sureste con un festival, el Costa Contemporánea, que ya ha celebrado cuatro ediciones, y se lanza a por la quinta, siendo ya una cita obligada en la agenda cultural.

Ilusionados por poder contar algo más sobre este festival a los que todavía no os habéis pasado por las excelentes playas almerienses a disfrutar de un programa muy coqueto y bien cuidado, en DanzaTeatro.es hemos hablado con Nerea Aguilar, directora de Costa Contemporánea. Ella nos ha hablado del pasado, presente y futuro del festival. Y precisamente esto último, es lo que más nos interesa, saber si vamos a disfrutar una quinta edición:

«Después de mucho pensar he decidido hacer la quinta edición. La gestión de la cuarta edición fue muy dura y valoré durante meses no seguir de momento con el proyecto. Hay que tener en cuenta que cada día se nos hace más duro a quienes llevamos sobre las espaldas proyectos culturales prácticamente solos seguir luchando en estas condiciones. Sin embargo, a veces hay que atender a otras cuestiones, volver a dejar de lado las personales o económicas y seguir peleando, porque veo que el proyecto lo vale, que alumnos y artistas lo esperan y que es muy bueno para la provincia de Almería y la danza de este país». Con esta declaración, Nerea nos deja muy contentos: habrá quinta edición.

Aupados a la experiencia anterior, la organización del próximo Costa Contemporánea compartirá premisas generales con sus predecesores aunque aportará algunas novedades muy claras en la idea de Aguilar: «Barajamos las mismas fechas que la edición pasada, entre el 3 y el 8 de septiembre, aproximadamente, unas fechas aún vacacionales que permiten que estudiantes de danza y artistas puedan cuadrar mejor sus agendas. En cuanto a la programación, aunque esté esbozada, no puedo adelantar nombres hasta que esté todo cuadrado. Solo puedo decir que será una edición muy especial. Costa Contemporánea ha crecido exponencialmente en estos años y quiero volver a las programaciones manejables y a rodearme de los grandes artistas que apuestan siempre por el proyecto. Además, el diseño artístico será diferente, será más completo en formación y más exquisito en la programación de espectáculos. Cuidaremos más cada elemento del proyecto y ofreceremos nuevas alternativas de formación, un nuevo sistema de trabajo exprés en los cinco días y espectáculos muy escogidos».

Ante un proyecto que implica formación y pase de espectáculos en un mismo festival, quisimos saber ¿Qué es lo principal en el Festival? ¿La formación que se ofrece a los asistentes o las actividades culturales paralelas?

«El proyecto nació centrado en la formación. Queríamos ofrecer una alternativa formativa que no existía hasta ahora, por lo que el crecimiento artístico y la formación de alta calidad son el eje del proyecto. Sin embargo, con los años, ante la necesidad que vive Almería de contar con programaciones innovadoras, se ha ido haciendo imprescindible la atención que debemos prestar a los espectáculos. Creo que un buen equilibrio de ambos ejes define perfectamente el proyecto. La repercusión y el beneficio sociocultural y turístico-cultural se consiguen gracias a mantener una formación y una muestra de espectáculos de alta calidad en un entorno único como es el Parque Natural. Hay muchos puntos fundamentales en el proyecto, por eso se ha convertido en un encuentro tan completo, porque debemos mirar muchos puntos: formación de calidad, atracción y generación de públicos nuevos, impacto y desarrollo del sector de la danza y de una provincia que necesita un impulso de la danza contemporánea, desarrollo de proyectos culturales nuevos en una provincia enfocada exclusivamente en verano al turismo de sol y playa, etc. etc. Además, cada edición vamos dando más importancia a la parte formativa experimental en lugares emblemáticos del Parque. Vemos que no solo son un estímulo para los alumnos y profesores, sino que el ciudadano o turista lo viven como un espectáculo más, ver 30 bailarines experimentando en la playa o en un pueblo es un espectáculo en sí, y creemos que debemos atender ese aspecto tan atractivo. Asimismo, los alumnos no solo desarrollan capacidades creativas gracias a la naturaleza, sino que viven el impacto en una sociedad poco acostumbrada a este tipo de intervenciones de primera mano y lo recuperan también como estímulo. Se crean caminos de creación realmente nuevos, en ambientes de comunicación y desarrollo personal excepcionales»

No cabe duda que Costa Contemporánea es un festival muy personal, que descansa todo su peso gestor sobre los hombros de Nerea Aguilarquien sin embargo, sabe encontrar el espacio necesario para agradecer los prestigiosos nombres que apoyan este proyecto desde sus orígenes, haciendo más llevadera su labor… « La verdad es que para la corta vida del proyecto, podemos estar orgullosos de los artistas que han pasado por él. Daniel Abreu, Chevi Muraday, Roberto Oliván, Michelle Man, Guillermo Weickert, Olga Cobos y Peter Mika, Jordi Cortés, Anuska Alonso o Janet Novas entre un largo etcétera son una muestra de nuestra insistencia en que se pueden construir proyectos viables sin perder en ningún momento la calidad. Siempre hemos buscado a los mejores, pero los mejores para nosotros no solo son los artistas, bailarines o coreógrafos más demandados del país o más premiados, sino aquellos que sepan conectar con los principios humanos y filosóficos del proyecto. Eso no es fácil, a algunos les cuesta entrar, pero cuando entran no quieren salir. Tengo la suerte de que la mayoría de los que se han ido añadiendo al proyecto cada año han sabido recoger un lazo que les lanzo de libertad, pasión y amor por la cultura y la danza y de una forma u otra han estado presentes en el proyecto y en mi vida, apoyándome, algo totalmente necesario dada la dureza de la gestión en soledad y las dificultades de producir un festival de este calibre en un parque natural. Su presencia, confianza y apoyo me dan fuerzas, así como la de los alumnos, para seguir en la brecha. Veo necesaria la existencia de proyectos que mimen a sus artistas, no buscamos configurar carteles solo, sus obras y sus currículums no son carne a la venta, el artista de danza contemporánea es mucho más y tanto nosotros como ellos lo valoramos así, por eso “nos queremos” tanto los unos a los otros »

Festival CoContemporánea

Fruto de ese esfuerzo promotor, de esas colaboraciones implicadas, de esos grandes nombres… o de tantos otros factores, lo cierto es que la trayectoria del festival es inmejorable «Las ediciones pasadas han mostrado una evolución ascendente en todos sus puntos, repercusión, asistencia, programación, acogida… El año pasado fue, en cifras de asistencia, el más exitoso, así como en presencia de instituciones. Costa Contemporánea había crecido sola sin apoyos institucionales, el año pasado se unieron todas las instituciones almerienses y el INAEM. Un reconocimiento a la trayectoria que demostraba futuro sin ellos, pero que los necesitaba en sus filas para ser más ambiciosa. Los años han ido afianzando la fidelidad de los alumnos y visitantes potenciales. Saben que lo que programemos les gustará, se fían de nosotros y desean venir sin saber cuál será la programación definitiva. Eso es un éxito en sí. Las ediciones pasadas, hasta la tercera, precisamente por la inexistencia de apoyos institucionales, tenían otro cariz. Cualquier proyecto cultural necesita de las instituciones públicas, sí, pero cuando llegan empiezan otros problemas y se corre el riesgo de desprenderse de los principios que realmente sustentan los proyectos. Esto hay que vigilarlo mucho y si en esta evolución deben quedar algunos organismos fuera en beneficio del proyecto, así será. Lo bueno de que entren ayudas es que te puedes permitir que, aunque sea poco, todo el mundo cobre. Ese es el camino a la profesionalización definitiva, pero a veces esto se hace, la mayoría de las veces, a costa de muchas otras cosas, como las personales, por ejemplo. Es una lucha constante, las ayudas que se dan actualmente no son suficientes como para que un festival como este se configure como debe y, por lo tanto, a veces te planteas hasta qué punto merece la pena esa pérdida de libertad, ese pasar por el aro. En cualquier caso, la conclusión debe ser positiva: la cuarta edición sorprendió por la altísima afluencia de público. Para mí esto es emocionante en una provincia sin programación estable, compañías o espacios de danza contemporánea. El público quiere ver qué cosas nuevas y atrevidas le traemos y vienen casi a ciegas. »

Es un público que en general no conoce a los artistas que en el resto del país se conocen, sin embargo, vinieron “en masa” y eso es uno de nuestros mayores éxitos, el haber conseguido generar un público para la danza contemporánea y las artes escénicas, que poco a poco con esta educación sabrá exigir lo que merece su tierra culturalmente

Obviamente, esta es la mejor almohada imaginable. La acogida del gran público. Pero echarse a dormir es precisamente lo que no se va a hacer en la organización de este festival que ya se prepara para asumir nuevos retos « A los retos personales se añaden los propios de un proyecto que tiene vida propia y así se configurará una edición muy especial, quizás más que ninguna hasta ahora, ¿por qué? Porque será nuestro Quinto Aniversario, porque queremos celebrar con alegría que hemos conseguido llegar a los cinco años, a pesar de todo, de los grandes dolores de cabeza. Es motivo de celebración y para ello esta edición debe ser más cercana que nunca, más provocadora, más sensible, más nuestra, digamos. Como el proyecto iba creciendo, esta edición debe ser “más Costa” que nunca. Las novedades pueden ser demasiado buenas como para adelantarlas ahora. La posproducción de la cuarta edición ha hecho que tardemos un poco más en arrancar con la quinta, de ahí que no pueda avanzar datos concretos, pero sí que estoy intentando darle la vuelta a todo. El esquema será el mismo pero revisado en pro de una pureza de principios y filosofías, punto fuerte del encuentro. Y en pro, sobre todo, de los alumnos. Porque no hay nada que más me llene que ver la felicidad que Costa Contemporánea provoca en ellos y en los artistas que participan. Felicidad artística, bien, pues centrémonos en ese objetivo» nos apunta Nerea Aguilar.

Así es Costa Contemporánea. Un festival para todos, como demuestra la cada vez mayor acogida de este evento. Un festival para el artista, como afirma su propia vocación. Un festival de autor, con una firma muy clara de Nerea Aguilar, la persona que cada año le da a luz « Detrás de Costa Contemporánea estoy yo. Cuento con personas imprescindibles desde la primera edición que apostaron por el proyecto y que en los momentos antes de su celebración y durante los días del mismo lo dan todo, sin embargo, la gestión desgraciadamente la llevo prácticamente sola. Esto es muy común en la gestión de la cultura, no podemos hacer otra cosa, no hay dinero, y de hecho nosotros no solemos ganar nada, al menos los que apostamos antes por el proyecto que por nosotros. Aunque esto tiene que cambiar algún día, por supuesto. No somos directores artísticos, coreógrafos o bailarines, en la danza y el teatro somos además oficinas andantes. Esto es muy complicado, se te nubla la vista inspiradora con los presupuestos, las notas de prensa, los dossieres y tantas mil cosas más. No queda otra, poco a poco espero configurar un equipo que trabaje conmigo en la producción y gestión del proyecto durante todo el año, pero no es fácil cuando las cuentas no dan. Hay que asumir la “soledad del director”, aunque yo soy muy inconformista e irreverente en todo y no me resigno a que estas cosas sigan sucediendo porque quienes sostenemos la cultura con mayúsculas nos dejamos demasiado de nuestra vida en ello, corriendo el riesgo de abandonar. Nos mantiene al pie del cañón la pasión que tenemos por lo que hacemos, la pasión por la danza, pero no sabemos si todo esto tendrá un límite. Yo casi llegué a él, a punto he estado de tirar la toalla. Acabamos remontando, somos así, no lo podemos evitar, estamos hechos de otra pasta. Estoy ligada al mundo de la danza desde niña, pero a la danza contemporánea desde hace más de quince años como bailarina y otras cosas. Como mi formación y profesión están relacionadas con el mundo de la palabra, la redacción, edición, etc., enseguida empecé a hacer críticas de espectáculos de danza y teatro. Desarrollé un ojo para todo esto y seguí investigando y desarrollando capacidades gestoras y artísticas. Después vino Costa, formar en danza, gestión de proyectos, formación en gestión cultural, etc. Para mí todo desde mi infancia y mi alta formación artística desde niña en un colegio que fomentaba el desarrollo de capacidades artísticas, todo, como digo, tiene sentido. Ha sido una evolución natural. Tan natural que no me puedo despegar de ello, amo la cultura, me apasiona la danza y mi cabeza no para de dar vueltas ante cualquier posibilidad de gestión de proyectos» afirma convencida Nerea.

Pues afortunadamente, las cavilaciones de esta impulsora cultural dan fruto. Costa Contemporánea es (desde luego la mejor programación en Almería) una cita obligada para todo el sector de la danza contemporánea, no almeriense, tampoco andaluz, sino nacional. Porque lo que se junta, se vive y se comparte en Almería cada año, en las últimas horas del verano, tiene mucho nivel. Pero que mucho.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.